jueves, 28 de mayo de 2015

Letras Nómadas

Feliz jueves!

Hace unas semanas os enseñé los primeros ejercicios del curso on-line que estoy siguiendo de Three Feelings, y hoy quiero enseñaros los últimos ejercicios que he hecho. 

Para poder poner en práctica todo lo que hemos aprendido hasta este momento, Laura, nuestra profe, nos organizó unas "letras nómadas", que consistía en mandarnos cartas entre los alumnos del curso escribiendo a mano textos con las técnicas que habíamos estado practicando.

Cada persona elegía cuántas postales quería escribir y ese número sería también las postales que recibiríamos cada uno. Ella se encargó de hacer el reparto de destinatarios. Yo opté por 5 postales.

Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Lo primero que hice fue montar los sobres y escribir los nombres de las cinco personas que me había tocado. Empecé por aquí porque no había tenido mucho tiempo de pensar en qué postales iba a hacer, así que los sobres fueron lo primero que estuvo preparado.


Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes
Para mantener la privacidad de las personas a las que me ha tocado escribir he difuminado las direcciones.
Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Una vez los sobres estuvieron preparados me puse a idear las postales. Al principio pensé en hacer la misma postal para todos, pero una vez metida en faena con las plumillas, las tintas, las acuarelas, los pinceles y demás... fui experimentando y al final las hice todas distintas!

Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes


Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Una vez montadas las cinco me planteé no mandarlas y quedármelas yo! Jejeje! Me ha gustado mucho el resultado y quedan la mar de bonitas colgadas todas juntas!

Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Pero no!!! Cada una ya está con su sobre listas para viajar... unas más lejos y otras menos!
Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Evidentemente hay cosas mejorables... desde dibujar bien las letras musicales que soy consciente que está dibujadas al revés (emoticono sonrojado)... hasta la calidad de los materiales. Con ciertos papeles unas tintas quedan bien, pero otros digamos que chupan demasiado y se emborrona un poco la letra... Pero en general estoy bastante contenta con el resultado: sólo me faltan mejores materiales, ejercicio de investigación antes de escribir nada y un poquito más de práctica.... La caligrafía es como todo, cuanto más escribes, más soltura y mejores resultados obtienes.

Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Y a mis #letrasnomadas prometo volver a escribirles con la técnica más depurada. Al fin y al cabo como dice esta postal: 
Sobres escritos a mano. Postales escritas a mano. Handwritten envelopes

Hasta la próxima!

M.

jueves, 21 de mayo de 2015

Making of - Libro de firmas

Como lo prometido es deuda, aquí os muestro cómo hice el libro de firmas que os enseñé hace unas semanas. Os acordáis?

Lo primero que tuve que decidir fue el tamaño al que quería hacerlo. Un tamaño A4 o incluso un pelín más pequeño es perfecto, pero la mitad de un A4 no lo recomiendo ya que quedaría muy chiquitín y no sería cómodo para los que quieran dejar su mensaje para los recién casados. Yo utilicé un tamaño de 28 cm x 20 cm, es decir un poquito menos que el A4.

Para darle consistencia utilicé un cartón de encuadernar para la portada y contraportada. Hoy en día en cualquier tienda de manualidades podéis encontrarlos en varios grosores.
Portada y contraportada cortadas

Con los cartones ya cortados, el siguiente paso a seguir es forrarlos con el papel decorado que hayamos elegido. En este caso elegí uno de Bazzil de textura en color Diamante, un blanco con brillo.

Empiezo con la contraportada que es más fácil: por el revés del papel decorado marcamos el tamaño del cartón dejando un margen de 1,5 cm de más por cada lado, recortando las esquinas un poquito en ángulo para poder doblar y pegar cómodamente.

Con el papel preparado, doblamos y pegamos el cartón con cola blanca que daremos en todo el interior y en los dobleces. Una vez hecho esto lo mejor es ponerlo debajo de unos libros durante unas horas para que todo quede bien pegadito.
Contraportada lista para pegar

Vamos a por la portada donde tenemos que hacer la zona del lomo, que es lo que nos permitirá abrir el libro sin que se se curve la portada. Para empezar preparé el papel decorado igual que con la contraportada. Para hacer el lomo, en el cartón marqué dos líneas: una a 2 cm de uno de los bordes cortos y otra a 3 mm paralela a ésta. Se corta el cartón por ambas líneas de tal forma que tendremos tres partes, como en la siguiente foto:
Cartón cortado para hacer el lomo de la portada

Ahora encolamos la tira de 2 cm y el trozo más grande para pegar al papel decorado, pero NO la tira de 3 mm ya que luego se retirará. Mirad la foto tiene que quedar algo así:
Portada ya pegada y sin la tira de 3 mm

Portada y contraportada terminadas

Por la parte de dentro de la portada y contraportada pegué una cartulina negra de tamaño medio centímetro menos (27,5 x 19,5) que la portada/contraportada para tapar los dobleces, pero que se vea un pequeño margen del papel del forro. Sorry, no hice fotos de este paso.

Ahora vamos a por las hojas de relleno del libro: las corté dejándolas medio centímetro más pequeñas que las portadas (27,5 x 19,5). Me gusta más el efecto que hace dejándolo así que cortarlas justo al tamaño de las portadas.
Lo mejor para esta tarea es usar una guillotina de hoja, porque así se corta todo el taco junto de un solo golpe, pero como no tengo me armé de paciencia, regla larga y cutter y, con el taco de hojas bien sujeto con pinzas, a dar pasadas y más pasadas con el cutter, al final  se consigue prácticamente el mismo resultado.

Cortando los folios del relleno con el cutter, la regla y mucho pulso

Con todo esto listo ya está hecho lo más difícil, ahora viene lo más divertido para mí: decorar! Así que ha troquelar que me puse! 

Troquelando corazones

He de confesar que a pesar de todo lo anterior, lo que más tiempo me llevó fue pensar cómo poner los nombres, ya que suelo escribirlos a mano pero no me gustaba como quedaba con los corazones con los que estaba decorando el libro.

Así que al final me decidí por una tipografía: para ello busqué una fuente que me fuera bien con todo el proyecto, imprimí los nombres y después recorté cada letra para usarlas de plantilla. Para pasarlas al papel dorado que estaba usando para la decoración, simplemente marqué las letras "plantilla" en el papel dorado y de nuevo a recortar ya las letras definitivas.

¡OJO! Para marcar las letras en el papel dorado, o el que hayáis escogido, el mejor método es hacerlo por la parte de detrás de éste (es decir, la parte que después irá pegada), teniendo en cuenta que hay que marcarlas del revés para que al recortarlas se lean bien por el lado que se va a ver!

Con todos los elementos cortados, sólo queda montar la composición!

Pegar los corazones alineados fue casi una obra de ingeniería

El penúltimo paso que hice fueron los agujeros para encuadernar con una troqueladora redonda. Y para finalizar, uní todas las partes del libro usando una lazada con un lazo de raso en color negro. Y listo!

Y este fue el resultado que ya conocéis.

Hasta la próxima!

M.

jueves, 14 de mayo de 2015

Recupera un marco pasado de moda

Hola de nuevo! 

Hoy ha tocado darle a la brocha gorda otra vez. Os voy a enseñar cómo le dimos una segunda oportunidad a un marco con una "nueva inquilina".




En la última mudanza mi hermana embaló este marco y ya nunca más lo volvimos a ver…
Bueno, quizás tenía motivos... Si, ya se veía pasado de moda, pero en su día era la mar de bonito. I promise you!



Así estaba el cuadro cuando salió de su embalaje de mudanza


La primera idea que rondó fue darle una mano de pintura al marco y buscar una lámina bonita que encajase en el tamaño, pero tras unos intentos buscamos un plan B, porque el tamaño del marco no era precisamente “normal”. Así que de nuevo gracias a la llegada de la pequeña, se me encendió la bombilla.

Lo primero que había que hacer era deshacernos del color verde oscuro tan tristón que tenía. Chalk paint al canto! Utilicé el tono Titanium White de Fleur.

La verdad es que tuve que dar por lo menos tres capas de pintura hasta que cubrí por completo el verde.

Para el fondo lo tenía claro: quería utilizar un papel que tenía guardado para una ocasión especial y ésta lo era! Lo compré en la primera visita que hice a Soufflé cuando se mudaron a la calle Piamonte.

Para el nombre busqué una tipografía que me permitiera recortarla fácilmente. Mirando y remirando me decanté por Creampuff, si os gusta podéis descargarla aqui.

Una vez recorté las letras en papel de scrap de color rosa, las coloqué sobre el papel de fondo que había elegido, pero había algo que no me convencía: no destacaba el nombre sobre el estampado del fondo. Quería darle un poco de relieve para que sobresaliera el nombre de entre el estampado de fondo. 

Dándole vueltas al tema al final probé con goma eva o foam, ya que el pequeño grosor que tienen estas planchas me sería más que suficiente para conseguir ese efecto de relieve que buscaba.

Sobre el foam marqué con un palillo el contorno de las letras recortadas dejando un pequeño margen. A la hora de cortar el foam tuve que repetirlo dos veces... Nunca había trabajado con foam y con esto aprendí que para que el corte quede bonito hay que poner las tijeras perpendiculares al foam, dando cortes largos y continuos, no abriendo y cerrando muchas veces las tijeras, porque sino el corte quedará en bisel o algo peor... de cualquier forma y si no mirad la siguiente foto:


Este es el resultado del primer recorte del foam

Tras este pequeño ensayo y error solo faltaba pegar el foam al papel y a su vez esto al fondo. Así que gotita de cola al canto y listo.






Al final el cambio creo que ha estado muy bien, no? Mirad el antes y el después. 




Y una vez puesto en la habitación de la pequeña, junto a los bastidores de búhos en fieltro que hizo mi hermana, está la mar de bonita!






Espero que os haya gustado!

Hasta la próxima!

M.

lunes, 11 de mayo de 2015

DIY Hunters Day

Sorpresa!!!



Esta semana entrada extra para contaros rápidamente lo que dio de sí el I Encuentro de bloggers DIY y craftlovers o lo que es lo mismo el DIY Hunters Day.



El sábado empezó prontito, a las 10 de la mañana ya estábamos cotilleando lo que Yo Dona y Handbox nos habían preparado.



Al poco de estar allí empecé a ver caras conocidas... “Mmmmm esta chica me suena... y ese chico... dónde le he visto???” Pues dónde va a ser!? En sus blogs! Eran Anna Díez de Fácil y Sencillo y Javier Barquín de Yo no lo tiraría.

La jornada estuvo formada por diferentes mesas redondas por las que pasaron un montón de gente de las que aprendí cositas interesantes. En particular Marta Barberá de 2nd FanniestThing, que contó en qué consiste y cómo aplicar Coolhunting Creativo, bonito palabro pero del que me tengo que hacer amiga. Durante su charla casi me planteo dejar de publicar pensando: “Yo no puedo hacer eso. Pero cómo y cuándo voy yo a conseguir todo lo que estás contando?!” Pero cuando Anna Díez nos contó cómo empezó con su blog hace unos ocho años, no hacía más que asentir con la cabeza. Me dí cuenta de que lo que me está pasando a mí también lo sufrió ella en sus carnes y ahora tiene un blog super bonito.

Me podría pasar líneas y líneas contando todo lo que se habló, pero casi no os aburro y os enseño las fotos del día.

Anna de Fácil y Sencillo  

Mesa redonda con bloggers del DIY


Por la tarde fue el turno para las charlas formativas en formato Speed Dating.
Repartidos en cuatro mesas había profesionales que te asesoraban sobre distintos temas relacionados con la gestión de blogs y tenias 5 minutos para preguntar todas las dudas que quisieras. Yo me apunté a estos dos:

   

Con María y Mar de Hello Creatividad hablé sobre cómo hacer más visible mi blog en internet, gestionar Instagram y aplicar las SEO al blog. Y a Patricia de Community Madre la pregunté dudas sobre cómo gestionar la cuenta de Facebook para llegar a más personas, con ella los 5 minutos se me quedaron muy cortos y es que aún estoy muy verde en las redes sociales en general, nunca he tenido mucho interés por ellas... Pero ahora toca ponerse las pilas!


Lo más divertido fue el final de la jornada. Después de tanta charla, habían preparado dos rondas de talleres creativos la mar de chulos. Había un montón de temas entre los que elegir: scrapbooking, upcycling de botellas, collares y pendientes...

Yo me apunté decorar de una estantería/caja de madera, no solo por el tema sino por conocer a Mónica Diago de El taller de las cosas bonitas un blog que sigo hace mucho tiempo.

Todo preparado para empezar a pintar

Con las manos en la masa!

Después de darle a la brocha y desafiando a un dolor de cabeza de campeonato, me quedé al segundo taller, esta vez con algo de lo que no se absolutamente nada: electricidad. Así que de la mano de los chicos de Reparalia nos enseñaron como hacer una lámpara en dos minutos!

¿De esto va a salir una lámpara?

Este cable aquí y este otro por acá

Y se hizo la luz!


Del todo el día saqué dos conclusiones claras: necesito un teléfono móvil nuevo ya, abrir una cuenta de Instagram, ser constante con el blog y no agobiarme si solo tengo 100 visitas, que todo lleva su tiempo... 

Y lo mejor mis nuevos complementos DIY! Qué contenta estoy!




Hasta el jueves!


M. 

jueves, 7 de mayo de 2015

Tutorial: cómo hacer un sobre con un folio

¿Qué tal va la semana?

Sigo con la temática bodas y esta entrada va especialmente dedicada a los que somos invitados en una y queréis dar un sobre regalo a los novios el día de la boda.

Hay mil regalos que hacer a unos novios, pero en nuestro país sigue siendo habitual ayudar a los recién casados con algo de dinerillo. Y aunque a mí ya me ha pasado el caso de recibir invitaciones de boda en las que directamente te indicaban el número de cuenta bancaria donde ingresar tu regalo, sigo prefiriendo darlo en mano el día de la celebración.



Recuerdo los sobres blancos donde mis padres metían apretujados los billetes para dar como regalo en las bodas a las que nos invitaban. Los de pesetas eran un poco más grandes que los de ahora... Con pesetas o euros, el caso es que no me gustaba nada, y en cuanto pude empecé a decorar esos sobres con pegatinas o colorines...

A día de hoy la técnica ya la tengo un poco más perfeccionada, así que os voy a enseñar cómo hacer un sobre bien resultón para cuando necesitéis y queráis saliros de los típicos.
                                                         
Este sobre regalo es SUPER fácil de hacer y queda la mar de original. Me lo enseñó Anna Coll de Deletras en uno de sus talleres. Lo bueno que tiene este sobre es que sólo se necesita un folio normal y corriente y tus manitas. Mirad los pasos para hacerlo aquí:








Una vez terminado solo tenéis que decorarlo con un poco de washi tape o unas pegatinas o unos sellos y listo! Mirad algunas posibilidades:




Yo lo he usado para dar tarjetitas de cumpleaños además de para los regalos de bodas. Esta foto es de la parte interior de un sobre que hice hace un par de años para una boda, escribí una frase bonita y nuestros nombres:




Os animáis? Bueno, por si os queda alguna duda, mirad el vídeo con el resultado: 

video


Y como soy novata en el tema blogger, por si acaso no se ve bien os dejo el link del vídeo a youtube aqui.

Hasta la próxima.

M.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...